fbpx
0

En la actualidad, está avanzando firmemente a nivel mundial,una medicina/ciencia que entiende a la salud no sólo cómo la ausencia de enfermedad, sino que promueve la calidad de vida y vitalidad positiva de cada persona.

El siglo XX ha marcado una época de grandes cambios en la humanidad. El planeta y el entorno en que vivimos  se ha modificado radicalmente al punto de poner en riesgo su viabilidad. Estos cambios y la velocidad con que se dan, requieren de una adaptación rápida y permanente.

Pero la evolución biológica es muy lenta, debido a ello se está produciendo un deterioro en la salud y la calidad de vida de forma progresiva. Vivimos más años pero más enfermos y limitados.

La Medicina y la Tecnología médica han avanzado como nunca en la historia. Los avances para el control y la recuperación de padecimientos agudos han tenido un éxito indiscutible.

 

Sin embargo, esto no se ve reflejado en los indicadores de salud, y por el contrario como muestran los informes anuales de la OMS (Organización Mundial de la Salud), hay un aumento trágico de las enfermedades crónicas.

Entre las cuales se encuentran, las enfermedades auto-inmunes, metabólicas, como la obesidad, diabetes, problemas de tiroides, alergias, también de otros tipos como la ansiedad, la depresión, problemas para concentrarse, fatiga, y otras más complejas como fibromialgia, y trastornos del sistema nervioso central.

Esto está sucediendo debido a que el paradigma, o la forma en que se piensan los problemas, no es adecuado para este tipo de enfermedades. El modelo de enfermedades agudas trata de buscar una causa y la cura de esto a través de un medicamento lo más específico posible.

 

El resultado es que cada vez se ven más personas polimedicadas, por varios médicos de diferentes especialidades tratando de eliminar los problemas de a uno.

 

En los últimos años el avance en conocimientos, sobre todo después del proyecto genoma humano, está generando un cambio en la visión del ser humano y la superación del enfrentamiento entre reduccionismo y holismo. Se está dando paso a la integración de estos conceptos en un enfoque basado en las redes, los sistemas y la complejidad. Los fenómenos se analizan desde un punto de vista de la funcionalidad y de la relación con el sistema y el entorno.

Hoy, casi todos estamos de acuerdo basados en nuestra experiencia de vida que lo que pensamos y sentimos influye directamente en nuestro cuerpo y lo que nos pasa en el cuerpo influye directamente en nuestra mente condicionando nuestros pensamientos, sentimientos y conductas.

Como resultado de esta evidencia científica generada y compartida en las mejores universidades del mundo está dando lugar a la Medicina del Siglo XXI.

Como suele llamarse MEDICINA 2.0,  o Medicina de las 4 P es una medicina de RED, que considera todas las dimensiones del ser humano , sus interacciones entre sí, y con el ambiente (social, psicológica, espiritual, genética, biológica y molecular)

 

Medicina de las 4P :

Personalizada:

Se busca investigar en el individuo sus peculiaridades a través de un encuentro empático, recabando información clínica, y utilizando exámenes de laboratorio convencionales y especiales. Se va a las causas subyacentes del  padecimiento y a recuperar el equilibrio perdido

Predictiva:

Al conocer las causas subyacentes hacemos un balance de riesgo y podemos establecer un orden de prioridades, e intentar predecir comportamientos futuros.

Preventiva:

Se busca mejorar la salud, a través del reconocimiento y reforzamiento de las fortalezas y mejorar las vulnerabilidades heredades o adquiridas, para así prevenir la aparición de enfermedades.

Proactiva:

Se trabaja generando un vínculo de confianza entre el profesional y el consultante. Se estimula el cambio de actitud, motivando nuevos hábitos saludables, un aprendizaje de principios de la salud y fundamentalmente el involucramiento activo.

 

La Medicina Funcional es una nueva ciencia que entiende a la salud no sólo cómo la ausencia de enfermedad, sino que promueve la calidad de vida y vitalidad positiva de cada persona en forma individual.

 

Se propone como un nuevo Paradigma en el Tratamiento de Enfermedades Crónicas.

A continuación se describe más en detalle la Medicina Funcional, con información recopilada del Instituto de Medicina Funcional (The Institute for FUNCTIONAL MEDICINE – https://www.ifm.org )

 

 

¿Cómo es diferente la Medicina Funcional?

La medicina funcional consiste en entender los orígenes, prevención y tratamiento de enfermedades complejas y crónicas. Las principios de la medicina funcional incluyen:

Cuidado de la salud centrada en el cliente.

El enfoque de la medicina funcional se centra en el cuidado del paciente, promoviendo la salud como una vitalidad positiva, más allá de la mera ausencia de la enfermedad. Al escuchar al paciente y conocer su historia, el practicante guía al paciente a proceso de descubrimiento y diseña tratamientos que atienden las necesidades particulares del individuo.

Un enfoque de salud integrado, basado en la ciencia.

El practicante de medicina funcional ve “más allá” para considerar la compleja red de interacciones en la historia, fisiología y estilo de vida del paciente que los puede llevar a la enfermedad. También se considera la composición genética única del paciente, así como factores internos (mente, cuerpo y alma) y externos (ambiente físico y social) que afectan el funcionamiento total.

La integración de las mejores prácticas médicas

La medicina funcional integra prácticas médicas tradicionales con lo que se considera a veces medicina “alternativa” o “integral”, creando un enfoque basado en la prevención a través de la nutrición, la dieta y el ejercicio; el uso de pruebas de laboratorio y otras técnicas diagnósticas; y la prescripción de una combinación de medicamentos y/o botánicos, suplementos, dietas terapéuticas, programas de desintoxicación o técnicas de manejo del estrés.
Los practicantes de la medicina funcional promueven el bienestar al enfocarse en los factores subyacentes fundamentales que influyen en la salud y enfermedad de todo paciente.

El enfoque de la medicina funcional hacia la evaluación.

El instituto de medicina funcional enseña a los practicantes cómo evaluar los des-balances fundamentales de cada paciente a través de una historia clínica detallada, examen físico y pruebas de laboratorio. El practicante de la medicina funcional va a considerar múltiples factores, incluyendo:

Factores ambientales – El aire que respiras y el agua que tomas, la dieta particular que comes, la calidad de la comida que te es disponible, tu nivel de condición física y exposición a sustancias tóxicas o traumas que has vivido. Todas las anteriores tienen un impacto en tu salud.

Aspectos de la conexión mente y cuerpo – Los factores psicológicos, espirituales y sociales pueden tener una influencia muy profunda sobre tu salud. Al considerar estas áreas, el practicante de medicina funcional puede ver tu salud en el contexto de una persona completa, no solamente tus síntomas físicos.

Composición genética – Aunque ciertos genes te pueden hacer más susceptible a algunas enfermedades, tu ADN no es un destino fijo para toda la vida. Hay estudios recientes que nos muestran que los genes pueden ser influidos por todo en tu ambiente, así como tus experiencias, actitudes y creencias. Esto significa que es posible cambiar la forma en que tus genes se activan y expresan.

A través de la evaluación de estas causas subyacentes y los detonantes de la disfunción, el practicante de medicina funcional es capaz de comprender como ciertos procesos clave son afectados. Estos son los procesos del cuerpo que te mantienen vivo. Algunos ocurren al nivel celular e involucran cómo las células funcionan, se reparan y se dan mantenimiento. Estos procesos están conectados a otras funciones biológicas más amplias, como:

  • La forma en que tu cuerpo se deshace de las toxinas
  • La regulación de las hormonas y los neurotransmisores
  • El funcionamiento del sistema inmune
  • Las respuestas inflamatorias
  • La digestión y absorción de los nutrientes y la salud del tracto digestivo
  • La integridad estructural
  • El equilibrio psicológico y espiritual
  • La forma en que produces energía

Todos estos procesos son influidos por factores ambientales y tu composición genética, cuando son perturbados o desequilibrados, llevan a causar síntomas, lo cual puede llevar a una enfermedad cuando una intervención efectiva no es aplicada.

Publicado por:

 

Dr. Ricardo Laube

Psiquiatra Integrativo

Medicina Funcional

Terapeuta Gestáltico

Consultas: 099896339 – ricardolaube@gmail.com

Centro Médico Carrasco: 2601 0935 / 2601 8944

Integramos la medicina interna, psiquiatría, neurociencias, psicoterapia Gestalt, la nutrición, el ejercicio físico, prácticas de yoga y meditación de origen Tibetano.

Todo esto con alto rigor científico y en permanente actualización más 20 años de experiencia.

Usamos cuidadosamente los tratamientos farmacológicos, con el solo objetivo de favorecer la auto curación, equilibrio y balance que todos poseemos. Escucha activa y comunicación con dedicación y TIEMPO.

Para gozar de buena salud y bienestar, es necesario desarrollar herramientas para mantener el equilibrio y balance entre mente-cuerpo-espíritu.

2 Comments

  • Juan Ignacio dice:

    Muy claro Ricardo, como paciente y amigo tuyo sé que sos de los doctores que no tratan y medican las enfermedades, sin antes preocuparse por las causas…

    que pueden ser físicas, genéticas, emocionales, de malos hábitos…

    Y sobre todo en ayudar a tus pacientes a enpoderarse y que seamos nosotros quienes tomemos las riendas, para como tu decís:

    «Lograr la mejor versión de nosotros mismos»

    Abrazo Grande

  • En esta ocasión te has superado, en serio excelente post!!!
    Saludos

Leave a Reply