fbpx
0

Cuando hablamos de la Fuente, nos referimos a Aquello que ha dado origen a todo lo que existe en el Universo. Es el plano de Dios, desde el cual emerge toda Creación.

Este plano contiene dentro de Sí Mismo las infinitas posibilidades de experimentación en forma de “ideas”, que luego podrán ser “experimentadas en forma sentida” en el Universo tangible (el cual oficia de campo de experimentación de estas “ideas”).

 

Esto significa que en La Fuente se encuentra absolutamente TODO aquello que podamos anhelar, por lo que cuando logramos reconectarnos con Ella, atraemos hacia nosotros salud, prosperidad, sabiduría, y todo lo que necesitemos para nuestra expresión más completa en este plano.

Cada uno de nosotros, como seres humanos, poseemos todo lo necesario para lograr esta reconexión. Es como si todos tuviésemos dentro de nosotros un “cable” que nos permite conectarnos con La Fuente.

 

Esta tarea de “reconectar el cable” debería ser la más importante y prioritaria en la vida de un ser humano, por encima de todo.

 

¿Qué ocurre cuando el Cable está Desconectado ?

La consecuencia más relevante es que nos olvidamos de la existencia de la Fuente, y a causa de ello, también nos olvidamos de Quienes Somos (Espíritu, parte de Ella), y de que todos los seres vivos del Universo estamos unidos, por ser todos (como Espíritu) parte indivisible de la misma y Unica Fuente.

Este olvido trascendental hace que nos apeguemos a nuestro cuerpo, y a todo lo que en apariencia “poseemos” en este plano, que creemos que es lo único real.

Por otra parte, los dones de nuestro Espíritu permanecen latentes en nuestro interior, por lo que nos limitamos enormemente a causa de nuestro olvido.

Además, al pensar que estamos separados de nuestros hermanos, podemos llegar a actuar de manera egoísta, e incluso hacer daño a otros a fin de obtener algo que anhelamos.

En definitiva, todo aquello que llamamos EL MAL, es consecuencia directa de nuestra desconexión con la Fuente. Ese MAL no existe como una entidad real, sino que lo que en realidad ocurre es que algunos seres se desconectan demasiado de la Fuente, y obran alejados de la Ley Universal, y logran arrastrar con ellos a otros (que como tampoco han logrado esa reconexión, son más propensos a ser manejados).

Por supuesto que La Ley siempre obra ayudando a cada ser vivo a reconectar ese cable, muchas veces atrayendo a su círculo de vida situaciones dolorosas o poco gratas, pero que brindan la oportunidad de que se produzca el despertar interno necesario para comenzar con la búsqueda de la Luz en nuestro interior.

 

¿Qué ocurre cuando Reconectamos el Cable?

Cuando esta reconexión se produce, finalmente logramos “recordar” que La Fuente es real, y que nuestro Ser verdadero es parte de Ella, al igual que el Ser de todos nuestros hermanos, por lo que comprendemos que Todos Somos Uno dentro de la Fuente (aunque en apariencia, esa unidad sea percibida por nuestros ojos físicos como “separada” en la diversidad de cuerpos que habitan el Universo).

Al reconectarnos, es como si la Fuente misma entrase en nosotros, guiando todo nuestro accionar en este plano, con toda su Sabiduría, Amor y Poder.

Esta reconexión genera tal apertura en nuestro chakra coronario, que permite que una columna de Luz ingrese e impregne todos nuestros cuerpos, y en particular nuestros chakras, los cuales representan los centros de percepción y expresión de la Fuente dentro del cuerpo humano.

A continuación, vamos a describir algunas de las bendiciones que recibimos gracias a esta activación:

Chakra Coronario : Sabiduría

Recordamos Quienes Somos y todo nuestro potencial (el cual yacía latente dentro de nosotros mismos).

Y una vez que recordamos y hacemos conscientes nuestros dones espirituales, éstos “despiertan” y comienzan a manifestarse en nuestras vidas (tengamos en cuenta solo podemos hacer salir de su estado de latencia aquello que “hacemos consciente”, y reconocemos como parte de nosotros).

Chakra del Tercer Ojo : Visión Trascendente

Comprendemos que todo lo que ocurre es perfecto, ya que nada escapa a la Ley que rige al Universo.

Esta Ley está constantemente actuando para ayudar a que todo ser vivo (desde el más pequeño hasta el más grande) logre evolucionar. Por lo tanto, cualquier cosa que vivenciemos a nivel personal, o cualquier situación que presenciemos que involucre otros seres, allí está la Ley actuando, por lo que no puede ser menos que perfecto.

Por ejemplo, cuando vemos que alguien está pasando por una situación difícil, comprendemos que ello deriva, o bien de un retorno kármico, o bien porque ese ser, en un acto de amor, aceptó pasar por esa situación para ayudar a la elevación de otros seres (como ocurrió con Jesús).

Chakra de la Garganta : Poder de la Palabra

Este chakra permite que el Verbo (la Fuente) pueda expresarse a través de la palabra hablada, y todo lo que se dice, es una “orden” que actúa y moldea la materia sutil de la cual están conformadas las formas en el Universo tangible.

Asimismo, cuando aquel que activa este chakra emite un mensaje, sus Palabras llevan impreso el sello energético de la Fuente, por lo que no solamente iluminarán el intelecto de quienes reciben dicho mensaje, sino que a su vez, actuarán sobre sus diferentes niveles de conciencia, contribuyendo a su expansión y elevación.

Chakras del Corazón, Plexo, Sacro, Raíz :

Al activarse estos chakras, con nuestra mera presencia, estaremos irradiando amor y paz; y a su vez, estaremos transmutando todo a nuestro alrededor.

Y al activarse el chakra raíz, todo aquello que sea creado desde los chakras superiores, rápidamente se materializará en el plano externo.

 

En definitiva, al reconectarnos con la Fuente, todo nos es dado por añadidura. Todo llega a nosotros sin esfuerzo. Lo atraemos naturalmente, por el solo hecho de estar en contacto con la Luz que todo lo ha creado.

 

¿Cómo Conectar el Cable ?

Lo primero que debemos buscar es el Silencio, para poder eliminar todo aquello que nos distrae y no deja que el cable se conecte.

Una vez alcanzado este estado de Silencio y Paz interior, llevo mi atención a mi sensación de Ser, de existir, de estar vivo (que es lo único que no sufre cambios a lo largo de nuestra encarnación).

Oculta detrás de esa sensación se encuentra la Fuente, por lo que sabiendo esto, debemos dejarnos absorber en Ella, y morar en ella.

Nada existe que sea más elevado que el reposar en la Fuente.

Somos Luz! Somos Seres Eternos y Completos. Nada puede tocarnos en Nuestra Esencia.

Solo Nosotros podemos Limitarnos, a causa del Trascendental Olvido de nuestro propio Origen, y de Quienes Somos Realmente.

 

Busquemos dentro de nosotros. Allí está el Misterio. Allí está la Magia. Allí se encuentra la Verdad.

 

Todo ello aguarda pacientemente a ser redescubierto. Y cuando logramos reencontrarnos a nosotros mismos, nuestra Divinidad despertará y nos llenará de bendiciones, atrayendo a nuestra realidad externa todo aquello que realmente necesitamos para gozar de Verdadera Dicha y Felicidad.

Fernando Santoro

uni-team

«MIRA EN TU INTERIOR. AQUIÉTATE. LIBÉRATE DEL MIEDO Y LAS ATADURAS. CONOCE LA DULCE ALEGRÍA DE VIVIR EN LA SENDA.» BUDDHA

 

«EN LO QUE PIENSAS TE CONVIERTES. LO QUE SIENTES ATRAES. LO QUE IMAGINAS, LO CREAS.»  BUDDHA

4 Comments

Leave a Reply