fbpx
0

Realidad Externa ∞ Estado Interior de Consciencia

Lo que se despliega en mi mundo externo (salud, afectos, trabajo, posesiones materiales, etc.) es siempre un fiel reflejo de mi estado interno de consciencia.

Dicho en otras palabras, es en mi mundo interno en el cual se gestan las “causas”, las cuales, a su debido tiempo, producirán un “efecto” en mi mundo externo.

 

La gran mayoría de los seres humanos, para conseguir lo que desean, tienden a actuar en el mundo externo, y con ello jamás podrán obtener el éxito deseado, ya que la única manera de realmente alcanzar en forma sostenida nuestras metas (sin que reviertan nuestros logros), es gestando adecuadamente las “causas” en nuestro mundo interno.

 

Por ejemplo, si estoy demasiado pendiente de enfermedades, carencia económica o falta de afectos, ello alimentará las “causas” incorrectas, que redundarán en condiciones afines en nuestra situación personal de vida.

Pero si en vez de malgastar nuestra valiosa energía en llevar frecuentemente nuestra atención sobre aquello que no queremos, lo hacemos sobre aquello que realmente anhelamos, entonces estaremos gestando las causas correctas en nuestro mundo interno (que serán inevitablemente reflejadas en el plano externo).

 

¿Cómo puedo gestar estas causas ?

La más importante es que logremos darnos cuenta de que todo aquello que tanto anhelamos en el plano externo, ya lo tenemos, por ser Quienes Somos.

La Salud, Dicha, Amor, Abundancia, Paz y muchas otras cualidades trascendentes, son inherentes a nuestro propio Ser Superior, a nuestro verdadero Yo, que es Espiritual, y que es parte de Dios, y por lo tanto, posee todas las cualidades de Dios.

Cuanta más Consciencia adquiero de que cada una de esas cualidades ya son mías (aunque se encuentren en estado potencial), más se van a activar, y en consecuencia, más se van a reflejar en mi mundo personal. Esta es una Ley Universal.

 

En resumen : Mi tarea es lograr “reconocer” las potencialidades que están presentes en todo momento dentro de mí, para que ellas dejen de estar latentes y podamos aplicarlas conscientemente.

 

Todo nuestro progreso, toda nuestra evolución como seres humanos, se trata únicamente de “revelación”, y no de crecimiento. Porqué ? Pues ya lo tenemos TODO (solo que hasta que no lo reconocemos, permanece latente).

 

Método práctico para gestar las causas deseadas en mi mundo interno

Primer paso : Aquietamiento

Debemos aquietar nuestro mundo sensorial, emocional y mental, hasta ingresar en un estado de profunda paz interior. De forma tal que no haya interferencia alguna a la hora de realizar el siguiente paso.

Se puede lograr con meditación u otros métodos de similar eficacia.

 

Segundo paso : Concentración en mi Yo Real

Una vez alcanzado ese estado de paz, tomamos consciencia de que nuestro verdadero Yo es espiritual (y por tanto, parte integral de Dios), y nos concentramos en ello, en forma sostenida, tanto tiempo como podamos.

¿Qué ocurre cuando hacemos esto ?

Cuando nuestro verdadero Yo es reconocido, nuestra esencia espiritual (o llama trina, ubicada en el chakra del corazón), se “enciende”, y comienza a irradiar lo que se conoce como “Fuego Sagrado”, que es el aspecto activo de Dios en el mundo manifestado (es Dios actuando a través del Hombre).

Cuando ese Sol interior comienza a brillar, como dicen las Escrituras, TODO nos es dado por añadidura.

Este Fuego actúa en nuestro mundo interior, transmutando las causas indeseables por un lado,  y gestando nuevas causas que serán para nosotros una bendición, tales como Paz, Amor, Sabiduría y Poder para crear alineados con la Gran Ley Universal.

 

Tercer paso: Concentración en alguna cualidad específica de mi Yo Real

En caso que anhelemos potenciar alguna cualidad en particular (por ejemplo : salud, abundancia, armonía), debemos concentrarnos en ella, “reconociendo” que ya es nuestra (por ser inherente a mi Yo espiritual), y buscando vivenciar en forma sentida la esencia de esa cualidad.

Al hacer esto, gesto dentro de mi mundo interno la “causa” correcta, la cual gradual y oportunamente producirá un efecto en el plano externo (cuerpos y entorno personal) en concordancia con dicha causa.

 

Mi verdadero Yo no es ni físico ni mental. Es espiritual. El cuerpo físico y el cuerpo mental, son vehículos para que nuestro Yo verdadero se pueda expresar en el plano externo.

 

Cuando confundimos nuestro Yo con el cuerpo-mente, esa visión distorsionada nos hace pensar que somos meros mortales, limitados a lo que nuestros cuerpos terrenales pueden hacer, y dejamos latentes todos nuestros dones superiores, inherentes a nuestro Yo real.

 

Fernando Santoro

Consultor Holístico

 


 

Cel / WhatsApp: +598 99 410 244

E-mail: fsantoro@montevideo.com.

«Conténtate con lo que tienes y regocíjate con las cosas tal como son. Cuando te des cuenta de que no te falta nada, el mundo entero te pertenecerá.” – Lao Tzu

 

«No encuentras la paz reorganizando las circunstancias de tu vida, sino dándote cuenta de quién eres en el nivel más profundo.» – Eckhart Tolle

 

«Entra en el fuego del autodescubrimiento. Este fuego no te quemará.» – Mooji.

Leave a Reply